FULL HOUSE – Fairport Convention (1970)

En Full House nos encontramos a unos Fairport Convention sin voz femenina, después de la marcha de Sandy Denny. Esto no representaría un cambio sustancial si las voces, hasta ahora responsabilidad de Sandy, no hubieran sido asumidas por el resto de miembros de la banda, todos ellos varones. Al bajo se incorpora Dave Pegg (quien más tarde entraría en las filas de Jethro Tull) en sustitución de Ashley Hutchings, quien también había abandonado la banda después de haber sufrido un accidente en el que falleció el anterior batería Martin Lamble. Todo ello hace de este álbum un trabajo especial.

Y es un trabajo especial desde su mismo título: Full House viene de la decisión del grupo de irse a vivir juntos a lo que anteriormente era un pub, junto con sus familias, al más puro estilo comunal hippie. Esto les permitió trabajar de forma más constante, sumergirse en la música para sacar lo mejor de sí mismos y, en definitiva, dedicar la totalidad de su tiempo a componer, tocar y grabar.

Y el resultado de todo ello fue éste, su disco más progresivo y, junto con Liege & Lief, el más elaborado. Al Folk tradicional que ya era marca de la casa se le suma una originalidad en las composiciones y una pulcritud en la interpretación magníficas.

Estupendo trabajo para iniciarse en la banda.

PD: Dado que los enlaces de descarga duran un suspiro, dejaré de incluirlos a partir de ahora. De todas formas, si queréis descargaros cualquiera de los discos aquí presentados, sabéis que Google os puede ayudar.

Anuncios

PALEPOLI – Osanna (1972)

Rock Progresivo desde Italia, como tantas otras veces. Osanna es uno de esos grupos magníficos que decidieron contribuir a un estilo predominantemente inglés a su manera, absorbiendo la influencia de su propia escuela y aportando, entre otros, este gran trabajo que, con razón, pasaría a formar parte de la historia ya no sólo de un subgénero tan rico y heterogéneo como puede ser el Rock Progresivo Italiano, sino del Rock Progresivo en sí.

Palepoli es sin duda la gran obra maestra de Osanna. Su estructura recuerda mucho a A Passion Play de Jethro Tull, por estar dividido en dos grandes suites con un breve interludio. Además, la influencia de JT es fácilmente apreciable, aunque predomina una agresividad jazzística más cercana a grupos como King Crimson o VDGG.

Desde luego, no lo recomiendo para iniciarse en el Rock Progresivo Italiano, pero es un paso imprescindible después de bandas como Il Balletto Di Bronzo.

FREE HAND – Gentle Giant (1975)

Ya sabemos que la tónica general en la música de Gentle Giant es luchar contra los dogmáticos convencionalismos musicales, atacando por todos los frentes y saliendo siempre triunfales. Free Hand no se queda atrás, siendo eso sí más accesible que su predecesor The Power And The Glory, y quizá no tan complejo como Octopus o In A Glass House. Lo que sí se mantiene sin duda es su particular forma de entender el Rock Progresivo, como si de una montaña rusa se tratara, con sus subidas, sus bajadas, sus rizos y su emoción. Sus reflexiones, esta vez centradas en la voluntad del ser humano, las decisiones individuales y la libertad, siempre son un aliciente para prestarles 40 minutos de atención a estos músicos que se han hecho muy grandes –gigantes, de hecho, se podría decir- con un simple mandamiento: en la música, nada está prohibido.

Lo único deplorable: la portada. Parece sacada de una mala película de terror de los ’80.

JOURNEY TO THE CENTRE OF THE EARTH – Rick Wakeman (1974)

Después de presentarnos su primer trabajo en solitario, Rick Wakeman vuelve a la carga con un proyecto mucho más pomposo, pretencioso y, por qué no decirlo, megalómano. Journey To The Centre Of The Earth se grabó en vivo en el Royal Festival Hall de Londres, nada menos que con la participación del coro de cámara inglés y la orquesta sinfónica de Londres.

El álbum es, como cabría esperar, una adaptación musical del viaje al centro de la Tierra según Rick Wakeman. Lo que aquí tenemos es una obra operística increíblemente ambiciosa, más sinfónica y menos rockera, que no hace sino constatar lo que ya se sabía hacía tiempo: que Rick Wakeman es uno de los mejores músicos del siglo XX, y el mejor teclista de la historia.

Es curioso pensar que, tan sólo un año antes, Wakeman había dejado Yes porque Tales From Topographic Oceans era demasiado retorcido, para acabar haciendo obras tan increíblemente densas como la que hoy traigo aquí.

A TRICK OF THE TAIL – Genesis (1976)

En 1975, Peter Gabriel decide abandonar Genesis por motivos personales. Ante la difícil tarea de buscar un nuevo cantante capaz de imprimir el carácter, el carisma y la teatralidad del que hasta entonces había sido el frontman de la banda, Phil Collins asume el papel de vocalista principal, además de continuar con su gran labor en la batería.

Es así como ve la luz A Trick Of The Tail, un álbum del que no se tenían muchas expectativas -no se concebía Genesis sin Peter Gabriel– pero que, sorprendentemente, acabó siendo su mayor éxito comercial hasta la fecha. La voz de Collins sabía emular casi a la perfección la de Gabriel, y por tanto el impacto auditivo en la audiencia quedó casi anulado.

La diferencia principal está en las composiciones. A Trick Of The Tail ya no es un álbum conceptual como The Lamb Lies Down On Broadway, y podría decirse que es mucho más sencillo y fácil de escuchar que los anteriores trabajos. Tony Banks y Mike Rutherford son quienes escriben las canciones y, aunque desaparece parte de la grandilocuencia a la que Gabriel nos tenía acostumbrados, puede decirse que consiguen evocar en cierto modo esa atmósfera tan característica de Genesis.

Ya sólo quedaba buscar a un percusionista para la gira, ya que en directo, Phil Collins no podía hacer ambas cosas a la vez. Sería Bill Bruford, ex-batería de Yes y King Crimson, quien asumiera en principio ese rol.

En definitiva, puede considerarse A Trick Of The Tail un álbum de transición (junto con Wind & Wuthering) entre los Genesis clásicos de Peter Gabriel y los comerciales de Phil Collins.

DESCARGAR DISCO (Freakshare)
COMPRAR DISCO EN PRICEMINISTER (Y ahórrate 7€)

THE POWER AND THE GLORY – Gentle Giant (1974)

 

Los que hasta ahora habéis seguido esta bitácora ya deberíais saber a qué suenan, cómo huelen y a qué saben estos genios llamados Gentle Giant. Y es cierto que, con In A Glass House, parecía que la banda había llegado a su cénit. Pero aún tenían mucho que ofrecer, aún guardaban un as en la manga. O, mejor dicho, un rey de picas, el que nos presenta este soberbio The Power And The Glory.
A estas alturas, no me voy a parar a contar (otra vez) las maravillas de ese Rock Progresivo tan ecléctico, tan personal y tan esquizoide que cultivaban estos músicos. Pero, sin duda alguna, éste es su trabajo más agresivo, arriesgado y desquiciantemente fantástico.

Si creíais que Gentle Giant ya no podían rizar más el rizo, estábais muy equivocados.

ADVERTENCIA: Escuchar repetidamente este álbum puede provocar delirios mentales y alucinaciones recurrentes e irreversibles.

DESCARGAR DISCO (Mediafire)
COMPRAR DISCO EN PRICEMINISTER (Y ahórrate 7€)

OCEAN – Eloy (1977)

Con su Space-Prog-Rock influenciado directamente por los mejores Pink Floyd, Eloy nos muestran en Ocean su trabajo más elaborado y ambicioso. Se trata de un álbum conceptual acerca del surgimiento y destrucción de la mítica Atlántida, ambientada musicalmente con sumo gusto y acierto por parte de esta banda alemana que consiguió vender nada menos que 200.000 copias de este disco sólo en su país natal, lo que es sin duda un enorme éxito teniendo en cuenta el peculiar estilo que cultivaban.

No paséis por alto esta maravilla, aunque el Rock espacial no sea lo vuestro. Realmente merece la pena.

DESCARGAR DISCO (Mediafire)
COMPRAR DISCO EN PRICEMINISTER (Y ahórrate 7€)