QUEEN II – Queen (1974)

Black Queen, uno de los asiduos a este blog, me recomendó encarecidamente que escuchara este Queen II, que no me arrepentiría. Y la verdad es que, en cuanto me lo dijo, yo mismo me pregunté cómo era posible que no hubiese escuchado esta maravilla antes, habida cuenta que ya me habían llegado buenas críticas de él hace ya tiempo.

Bien, después de haberlo escuchado, puedo decir que Queen II es mi álbum favorito de Queen después de A Night At The Opera. Se trata del trabajo más oscuro de la banda, muy poco comercial y con una atmósfera sinfónica como tónica dominante. Es aquí donde Queen comienzan a coquetear con las voces múltiples, recurso que dota a su música de lirismo operístico y que acabaría siendo sello inconfundible de la banda.

Como la reseña que hace Black Queen de este disco es muchísimo mejor y más detallada de la que yo podría hacer, os la enlazo directamente para que podáis leerla:

http://www.ciao.es/Queen_II_Queen__Opinion_1794783

Anuncios

THE GAME – Queen (1980)

Nueva década, nuevas tendencias… y nuevos sonidos. The Game es el primer álbum de Queen en el que utilizan sintetizadores, algo a lo que Freddie siempre se había negado en rotundo. Los ’80 trajeron consigo la decadente filosofía de renovarse o morir, y no todos los grupos supieron adaptarse a esto sin vender su alma a una industria discográfica alimentada por melodías plastificadas (y si no, dadle una escucha a 90125 o a Big Generator de Yes, por citar algún ejemplo).

Sin embargo, Queen sabían lo que se hacían cuando decidieron grabar este disco. No iban a renunciar al Rock descafeinado (pero Rock, al fin y al cabo) que siempre habían hecho, ni a ese particular sello de calidad que los hacía inconfundibles. La incorporación de sintetizadores no fue, en el caso de Queen, un salto al vacío, sino una evolución dentro de su propio estilo que, eso sí, se vería truncada en trabajos posteriores. The Game (que inicialmente iba a llamarse Play The Game, algo a lo que Roger Taylor se negó por sus posibles connotaciones conformistas) es el primer álbum de la banda que alcanzó el primer puesto tanto en las listas británicas como en las americanas, y canciones como Play The Game, Another One Bites The Dust y Crazy Little Thing Called Love se convirtieron en obligadas dentro de su ya extenso repertorio en directo.

A DAY AT THE RACES – Queen (1976)

Un año después de A Night At The Opera, Queen vuelven a homenajear a los Hermanos Marx con A Day At The Races. En cierto modo, la intención es presentar este trabajo como una segunda parte del anterior, con sus similitudes en el título, la portada y la forma de trabajar la música, mezclando el componente sinfónico, el Rock y el Pop, cóctel que tan buen resultado les había dado.

Y nada tiene este álbum que envidiar a su primera parte: Rock clásico en Tie Your Mother Down; Neoclasicismo en You Take My Breath Away; Rock sinfónico en The Millionaire Waltz… con la calidad a la que La Reina nos tenía acostumbrados en esta etapa (antes de que el Punk arrasara con el concepto de música para convertirlo en mierda y de que muchas grandes bandas se autodestruyeran).

Absolutamente imprescindible.

SHEER HEART ATTACK – Queen (1974)

Tal día como hoy, en 1946, nació en Tanzania Freddie Mercury (y yo también, aunque unos años más tarde). Hoy cumpliría 63 años el que fuera el mejor cantante de Rock de todos los tiempos, y desde este humilde blog le rindo un sincero homenaje con el disco que le traería la fama mundial.

Sheer Heart Attack constituye otra forma de entender el Rock. Ese personalísimo componente sinfónico y coral infiere a Queen inmunidad total sobre quienes criticaran a los rockeros con calificativos como “chillones”, “salvajes”, “groseros”… y, además, marcaría su estilo a lo largo de toda su andadura. Son muchas las canciones de este álbum que han pasado a la historia: Killer Queen, Now I’m Here, In The Lap Of The Gods

Pero bueno, mejor dejo de escribir y os dejo a vosotros escucharlo.

Feliz cumpleaños, Freddie.

LIVE AT WEMBLEY ’86 – Queen (1986)

Como decía al principio (concretamente cuando tocó hablar del Made In Japan de Deep Purple), normalmente hablaré de trabajos de estudio, ya que reflejan mejor el trabajo y desarrollo de una banda. Éste, además del arriba citado, constituyen dos excepciones que por su grandiosidad merecen su mención aquí.

Live At Wembley ’86, de la leyenda entre leyendas, de los pocas veces superados Queen, lo tiene absolutamente todo. Para empezar diré lo obvio: el repertorio es inmejorable, los temas más emblemáticos (convertidos ya en himnos) de la banda británica se encuentran recopilados en este trabajo. Baste mencionar I Want To Break Free, Bohemian Rhapsody o We Will Rock You para dar buena fe de ello.

Y ya analizando a nivel global el álbum, su sonido y, sobre todo, la calidad de los músicos en la interpretación de todos los temas que lo constituyen, no tiene parangón. Su puesta en escena, su capacidad de mantener la música viva, el carisma de Freddie Mercury, el savoir faire de Brian May… aportaron a este concierto tal grado de perfección que, sin mayor esfuerzo, Queen se metió en el bolsillo un estadio abarrotado desde la primera canción. Este ritmo frenético y la total entrega del grupo al público fueron denominador común a lo largo de todo el concierto. Por todo ello constituye, sin duda, un hito histórico.

Y como un vídeo vale más que mil palabras (¡gracias, YouTube!), aquí os dejo una exquisitez. Es necesario verlo HASTA EL FINAL. Y, desde luego, escuchar el disco entero.

GOD SAVE THE QUEEN!

A NIGHT AT THE OPERA – Queen (1975)

Desde luego, Queen no podía dejar de aparecer en este blog, y menos con una obra maestra tal como A Night At The Opera, considerado uno de los mejores discos de la historia por varias listas. Glam Rock en estado puro, con una sabia y meticulosa fusión con otros estilos tales como Jazz, Heavy Rock…

El diamante de este trabajo lo pone Freddie Mercury en el tema Bohemian Rhapsody, que es ni más ni menos que la mayor obra de arte del compositor británico. TODAS las voces que se oyen en este tema son, únicamente, suyas, ya que grabó su propia voz varias veces para simular los coros, algo brillante para la época.

La temática de la obra es diversa, desde una balada Rock como You’re My Best Friend hasta el himno nacional del Reino Unido God Save The Queen interpretado por la siempre genuina y virtuosa guitarra de Brian May. Es un álbum completo, en el que ni sobra ni falta nada.

El título es un particular homenaje a los Hermanos Marx y a su película homónima, al igual que hicieran con A Day At The Races un año después.

Aunque todas las canciones son excelsas, destacaría Death On Two Legs (Dedicated To…….); ’39; The Prophet’s Song y la ya mencionada Bohemian Rhapsody.

Sin duda se trata de un clásico que ayudó a forjar el Rock tal y como lo conocemos actualmente. No defraudará a nadie.