QUELLA VECCHIA LOCANDA – Quella Vecchia Locanda (1972)

Quella Vecchia Locanda, álbum debut de la banda de Rock Progresivo italiana del mismo nombre, es un buen preludio para lo que sería Il Tempo Della Gioia, su segundo y desgraciadamente último trabajo.

Quella Vecchia Locanda hacen un muy buen uso de su instrumentación, sin abusos y constructivo, con abundancia de violín y flauta (y tal vez por esto la esencia de la banda sea una mezcla entre PFM y Jethro Tull) y con un muy cuidado sentido armónico y ambiental. Las canciones contenidas en Quella Vecchia Locanda son de un gusto exquisito, enmarcándose claramente en la tendencia del Progresivo italiano de la época.

Impresionante.

IL TEMPO DELLA GIOIA – Quella Vecchia Locanda (1974)

Esta portada tan crimsoniana nos presenta el segundo y último disco de estudio de esta banda italiana también muy crimsoniana. Quella Vecchia Locanda es uno de tantos grupos italianos de Rock Progresivo cuya fugaz trayectoria nos deja a todos con la sensación de que podían haber ido a más y a mejor, pudiendo llegar a compararse con los ya por entonces consagrados del género, pero que a causa de un mercado sobresaturado no pudieron más que decirnos hola casi al tiempo que nos decían adiós tímidamente con la mano. Y es una pena, pues calidad no les faltaba.

Il Tempo Della Gioia es considerado un disco obligado para todo fan del género. Yendo más allá del melotrón y de las guitarras y los bajos eléctricos, QVL nos regalan una bellísima música sinfónica donde dominan los violines, las flautas, los pianos… Sus influencias las cogen sobre todo de la música clásica, relegando el Jazz a un segundo plano (aunque se encuentra presente, de eso no hay duda) y coqueteando también con el Rock.

Por supuesto, los músicos son unos genios en la composición e interpretación de los temas, e incluso todos asumen la responsabilidad de cantar, creando un ambiente muy melódico. No en vano son comparados a menudo con Celeste, Locanda Delle Fate, e incluso hay quien los considera mejores que PFM, BMS o Le Orme.