NO BLUE THING – Ray Lynch (1989)

Boletín especial: esto no es Rock, de ningún tipo. Es (no os asustéis) New Age. Gracias por no haber cerrado la página inmediatamente al leer el estilo que trabaja Ray Lynch.

La razón por la que hoy le dedico una entrada a este disco no es que me guste la música New Age. Es que, simplemente, No Blue Thing es una pasada. Pero antes, hablemos un poco de Ray.

Ray Lynch nace en EEUU en el seno de una familia dedicada a las artes, lo que es un gran punto a su favor a la hora de desarrollar su talento. Comienza estudiando piano para interesarse más tarde (y cuando digo más tarde digo a la tierna edad de 12 años) por la guitarra. Él se considera guitarrista y laudista, pero es un multi-instrumentista como la copa de un pino. Su formación es básicamente clásica, a lo que añadió más tarde el componente ambiental que tan bien caracteriza su música. Y fijaos en la magnitud de su éxito: como él mismo anuncia en su página web, no aparece en vídeos, no da conciertos y, sin embargo, ha vendido más de 2 millones de albums en todo el mundo y ha ganado 3 Billboard Awards. De su anterior disco, Deep Breakfast, Ray Lynch había vendido 50.000 copias ÉL MISMO, DESDE SU CASA, antes de firmar con una discográfica. Después, esas 50.000 se convirtieron en 1 millón de copias.

Y No Blue Thing es un trabajo excelente. 7 piezas instrumentales de gran belleza, en los que Ray toca los teclados y la guitarra y, para lo demás (que no es poco, el album es ampliamente orquestal), cuenta con un elenco de músicos de lo mejorcito. De esos músicos que son desconocidos porque se han pasado la vida en un conservatorio y en orquestas sinfónicas. Las melodías bucólicas y los ambientes nostálgicos hacen de éste el disco ideal para escuchar una tarde lluviosa recordando tiempos mejores.

A los que seais más o menos de mi quinta (no revelaré la “quinta”, concretamente) os sonarán las canciones, y quizá os sorprenda saber de qué: hace años, en La 2 emitían unos anuncios sobre ahorro de agua y otras historias. Ésta era la música de fondo.

No dejéis de escucharlo.

Anuncios