SUPERTRAMP – Supertramp (1970)

Es una verdadera lástima que un debut tan digno como este Supertramp haya pasado sin pena ni gloria, pero suele pasar que, en principio, la suerte es esquiva con los innovadores, con aquellos que se arriesgan a ofrecer algo distinto. Los británicos Supertramp es una de esas bandas que tuvieron que esperar para lograr el éxito que merecían, algo que conseguirían en su tercer trabajo, gracias al cual consiguieron también que el público diera una segunda oportunidad a este álbum.

Si bien la producción de este disco es bastante pobre -los comienzos son difíciles, sobre todo en algo tan caro como es la música-, no lo son sus composiciones y su interpretación. El tándem DaviesHodgson comenzaba su andadura y funcionaba a las mil maravillas, ofreciendo un Rock Progresivo ameno, distendido y para todos los públicos, sin llegar a la densidad de KC ni a la grandilocuencia de Yes.

Si habéis escuchado este disco y no os ha gustado, os sugiero que le deis una nueva oportunidad.

Anuncios

EVEN IN THE QUIETEST MOMENTS – Supertramp (1977)

He de traer nuevamente a este humilde blog a la banda británica Supertramp. No es justo dejar de lado este magnífico trabajo. Después del genial Crisis? What Crisis? y antes del comercial pero soberbio Breakfast In America, Supertramp alcanzan una simbiosis perfecta entre su primer Rock Progresivo y su posterior deriva hacia el Pop en Even In The Quietest Moments. El resultado es un AOR con mucha madurez y elaboración, fuerte a ratos pero con un trasfondo íntimo permanente, muy propio de Supertramp. La calidad en las composiciones y en la ejecución, como siempre, impresionante, estando al mando el por entonces perfecto tándem compuesto por Rick Davies y Roger Hodgson.

Otra joya imprescindible.

CRISIS? WHAT CRISIS? – Supertramp (1975)

Damos la bienvenida a septiembre con el disco favorito de Zapatero: Crisis? What Crisis? (jajajaja ja ja ja…) de la banda británica Supertramp.

Personalmente, el grupo en sí no me gusta mucho, ya que el Pop y el AOR marcan la mayoría de sus trabajos dejando al Rock en un segundo plano. Eso sí, la calidad musical a nivel interpretativo es impecable, y hay ciertos discos (los que hemos comentado aquí y alguno más) a los que hay que tener un cariño especial. Éste es sin duda uno de ellos. Los éxitos cosechados hablan por sí solos, alcanzando los primeros puestos en las listas de éxitos en muchos de los países y perpetuándose a lo largo de la historia. Y, como siempre (tratándose de Supertramp), la portada es cojonuda.

Hasta mañana.

BREAKFAST IN AMERICA – Supertramp (1979)

Seguro que al oir The Logical Song, muchos no podréis evitar que la “versión” tecno os taladre el cerebro. Y yo me cago en el HIJO DE LA GRAN PUTA a quien se le ocurrió semejante atrocidad. La canción original es sin duda el tema estrella en Breakfast In America, de los pop-rockeros Supertramp.

Destacaremos en primer lugar lo que se ve a simple vista: la portada. Hay que recalcar que Supertramp siempre han tratado de coordinar perfectamente título y carátula, y en este caso lo han clavado. La camarera de horrible sonrisa de cualquier bar de carretera, refugio de camioneros y gente con demasiados secretos y muchos motivos por los que huir, a modo de Estatua de la Libertad, con el zumo de naranja en la mano, y la ciudad de Manhattan construida con motivos “desayunísticos” (sí, ahora me invento palabras) hacen de esta una de las portadas más originales de la historia.

Entremos ahora en materia, hablando del trabajo en sí. En la más pura línea Supertramp (de hecho, este es el disco que mejor refleja su estilo), la banda británica nos deleita con riquísimas armonías, donde sobresale su característico teclado y la personalísima voz de Roger Hodgson. Es reseñable también el reparto de la voz principal entre éste y Rick Davies, cuya relación personal no pasaba entonces por su mejor momento. A lo lagro del álbum, se van repartiendo las canciones, para acabar cantando los dos juntos en Child Of Vision, tema que cierra el disco.

Si tuviera que destacar algún tema, sería The Logical Song, por supuesto; la canción que da título al álbum Breakfast In America; y Goodbye Stranger. Aunque, como la mayoría de los trabajos musicales aquí comentados y desglosados, necesita una escucha completa para comprender la complejidad de tan elaborada obra maestra.

Disfruten del desayuno. BON APETIT.

CRIME OF THE CENTURY – Supertramp (1974)

Hoy tenemos a una de esas bandas especiales que nos han dejado esas canciones en las que guardamos nuestros mejores recuerdos. Hablamos de Supertramp y del que, para mí, es su mejor disco: Crime Of The Century.

Para empezar, el estilo es muy difícil de definir. Algunos lo enmarcan dentro del Rock Progresivo, pero las influencias del Rock clásico e incluso del Pop son evidentes. De cualquier forma, no hay duda de que la calidad de Supertramp es impecable, tanto en el plano compositivo como en el interpretativo.

Crime Of The Century es un trabajo corto y muy fácil de escuchar, consta de 8 temas muy melódicos y muy variados en ritmo y siempre nos deja con buen sabor de boca. Se nota, además, la genial producción de Ken Scott (que habría trabajado previamente con David Bowie y con The Beatles, entre otros), siempre cuidando hasta el más mínimo detalle. No en vano, 6 de las 8 canciones de este disco han sido incluidas en The Very Best Of Supertramp Vol.1, y aún quedaría otra que formaría parte de The Very Best Of Supertramp Vol.2. No puede este álbum, por tanto, dejar de ocupar un lugar privilegiado en nuestra fonoteca.

Supertramp es una banda que, para mí, ha tenido pocos discos impresionantes. Éste, junto con Breakfast in America, Even In The Quietest Moments y Crisis? What Crisis? son lo más notorio del grupo. Y es que se les secó el pozo muy rápido. Aunque, de todas formas, hay que destacar la impresionante e inconfundible voz de Roger Hodgson, que fue sin duda el salvavidas de Supertramp durante mucho tiempo.

Disfrutadlo.