THELI – Therion (1996)

Therion es una banda sueca increíblemente recomendable por su versatilidad y su heterogeneidad en lo que a estilo se refiere. Presenta una clara evolución en su sonido y, para mí, Theli es el más maduro y definitivo.

Este trabajo aún conserva ciertas reminiscencias de Doom Metal, si bien es cierto que ya empiezan a incluir grandes dosis de metal sinfónico. Su estilo rápido y contundente se entrelaza con un lirismo que roza en lo erudito (hasta incluyen una balada en la antigua lengua acadia) y un gran cuidado de las melodías que, aunque no lo parezcan, son relativamente sencillas. Se utilizan muchos teclados y coros para dar más profundidad a las canciones pero, a lo largo de casi todo el disco, son las guitarras las que se llevan el protagonismo, con un sonido crudo y machacón. Theli es algo así como la unión sacrílega entre una ninfa del bosque y un monstruo del pantano.

En esta época, Therion pasaban por ciertas dificultades debido al alcoholismo de Jonas Mellberg (guitarrista que, literalmente, abandonaría el estudio durante la masterización de este álbum para no volver nunca más) y Lars Rosenberg, bajista que sería despedido de la banda después de la gira. Además, el batería Piotr Wawrzeniuk estaba muy ocupado con sus estudios y no podía acompañar a Therion en su gira, con lo que el líder y vocalista Christofer Johnsson tuvo que contratar a Tommy Eriksson (de la banda Shadowseeds) para sustituirle.

Aún con todo, el resultado de este genuino álbum es ampliamente satisfactorio.

Anuncios