STILL LIFE – Van Der Graaf Generator (1976)

Un año después de Godbluff, Van Der Graaf Generator nos regalan Still Life, que sencillamente puede ser descrito como la segunda parte del anterior por su calidad y el carisma de sus composiciones. De hecho, yo habría metido ambos en un disco doble.

No lo dudéis. Merece la pena.

Anuncios

GODBLUFF – Van Der Graaf Generator (1975)

Después de que Peter Hammill se tomara un merecido descanso, Van Der Graaf Generator vuelven a retomar actividad llenos de energía y vitalidad y deciden anunciar su segunda venida con este maravilloso Godbluff. El resultado de este disco es, sencillamente, perfecto. El sonido es mucho más crudo, más tenso y, si cabe, más Progresivo. No se puede decir (ni pedir) más.

H TO HE, WHO AM THE ONLY ONE – Van Der Graaf Generator (1970)

¿Os acordáis de Pawn Hearts? Pues ya iba siendo hora de hablar de H To He, Who Am The Only One, que es su predecesor en la discografía de Van Der Graaf Generator.

El álbum es un manual de cómo impregnar el Rock Progresivo de Romanticismo, con letras oscuras que hablan de soledad, amor y muerte, con melodías melancólicas a modo de atmósfera y con muchos altibajos. Es importante también mencionar los tonos jazzísticos, expresados de forma magistral por David Jackson (saxofonista).

La canción The Emperor In His War Room cuenta con un invitado DE LUJO a la guitarra: nada menos que Robert Fripp, de King Crimson.

En general, H To He, Who Am The Only One no es un disco que entre a la primera, así que dadle tiempo y más de una oportunidad.

PAWN HEARTS – Van Der Graaf Generator (1971)

Los británicos Van Der Graaf Generator nos regalan este estupendo trabajo de Rock Progresivo algo distinto a lo que estamos acostumbrados. El eclecticismo extremo les lleva en un viaje que nos es perfectamente describido a través de su música, y el gran Peter Hammil nos abre las puertas de un nuevo mundo.

En una época en la que se empezaban a poner de moda las suites y las canciones largas subdivididas en varios pasajes, Van Der Graaf Generator se suben al carro y graban Pawn Hearts, un disco que consta únicamente de tres temas que superan los 10 minutos de duración. El último, como colofón, es una asombrosa suite de 23 minutos subdividida en 10 partes titulada A Plague Of Lighthouse Keepers, y que os dejará con la boca abierta.

Si todavía no os llama la atención este disco, habéis de saber que los Van Der Graaf cuentan con un invitado de lujo: Robert Fripp, de la leyenda entre leyendas King Crimson. Esto debería servir para que dedicáseis 45 minutos a escuchar esta maravilla y alucinar.

Ya me contaréis.