1987 – Whitesnake (1987)

Habrá quien deteste este disco, y habrá quien lo adore. Yo, como acérrimo enemigo del rancio AOR (que había evolucionado en Hard Rock melódico en los ’80, género al que pertenece este álbum) en casi todas sus formas, he de romper una lanza a favor del que, para mí, es uno de los mejores trabajos de un género mediocre.

En 1987 no os encontraréis con los Whitesnake enérgicos y puramente blues-rockeros de sus inicios, sino que os daréis de bruces con un grupo que ya iba a conquistar norteamérica de una vez por todas (que bien merecido se lo tenían). Es el trabajo que situaría a Coverdale y los suyos en los primeros puestos con éxitos de la talla de Still Of The Night, Here I Go Again o la poderosa balada Is This Love. A pesar de que las composiciones son muy sencillas y las melodías son, a ratos, hasta empalagosas, la fuerza y grandiosidad que envuelven este disco son, como poco, admirables.

¡Y qué decir de la ejecución! Como siempre tratándose de Whitesnake, brillante. Además cuentan, en 1987, con un invitado de lujo como es Don Airey, actual teclista de Deep Purple (amén de otros músicos de calidad indiscutible).

Merece la pena.

Anuncios